Cómo saber si un tatuaje está infectado 4 noviembre, 2019

centro-tatuajes-majadahonda

Hoy en día, cualquier centro de tatuajes profesional es un lugar limpio, seguro y que cumple todas las normativas. Por tanto, hacerse un tatuaje es una práctica totalmente segura a nivel sanitario.

No obstante, sí que puede ocurrir que en el proceso de cicatrización, esta “herida” se infecte. Esta infección, como cualquier otra, hay que tratarla. 

Es muy importante tener en cuenta que después de realizarte un tatuaje, una inflamación leve y el enrojecimiento son normales y esperados y, que siguiendo las recomendaciones de cuidados y limpieza que te de el estudio de tatuajes, los riesgos de infección son mínimos. 

5 recomendaciones para evitar una infección

  • Cuando salgas del estudio, el tatuador habrá cubierto la zona tatuada. No caigas en la tentación de abrirlo para enseñarlo a todos tus conocidos (sabemos que es difícil). El vendaje sirve para proteger el tatuaje de bacterias que puedan penetrar en la piel. 
  • Retira el vendaje cuando haya pasado el tiempo indicado por tu tatuador. Es hora de lavarlo por primera vez. Usaremos agua templada y jabón neutro, sin aromas. Frota con las manos cuidadosamente el tatuaje, eliminando restos de sangre y tinta. Por supuesto, tus manos deben estar limpias. Cuando termines, sécalo con un apósito dando pequeños toques, sin frotar. Deja el tatuaje descubierto durante 20 minutos para que el exceso de humedad se evapore.
  • Cuando el tatuaje esté completamente seco y la piel empiece a estar tirante, aplica un poco de pomada indicada para la cicatrización de los tatuajes. Este proceso deberás realizarlo siempre después de lavar el tatuaje, y durante 3-5 días. 
  • El  tatuaje debería lavarse, dos o tres veces al día hasta que no esté completamente curado. Si el tatuaje está en la mano, muñeca, pie u otra zona que esté más expuesta a los gérmenes, la frecuencia aumenta a cinco veces/día. A parte de una buena higiene de la zona y general, es muy importante que tengáis en cuenta que una alimentación correcta y no coger frío también influyen a la hora de cicatrizar vuestro piercing.
  • Hasta que el tatuaje no haya cicatrizado, usa ropa limpia y holgada alrededor del sitio del tatuaje. El roce puede producirte una herida y complicar la cicatrización, pudiendo afectar a la estética final del tatuaje.

Signos evidentes de que estamos ante una infección

  • Dolor / hinchazón / enrojecimiento severos o prolongados. Algunos dolores leves, enrojecimiento e hinchazón son normales. El problema viene cuando perduran en el tiempo. Y además, se acompañan de alguno de los siguientes síntomas.
  • Fiebre. Especialmente si la fiebre alcanza los 39-40 grados.
  • Dolores musculares. Dolor en todo el cuerpo, como cuando tienes gripe.
  • Dolor intenso en la zona. Es normal que la zona tatuada esté sensible al tacto, pero un dolor intenso es un síntoma claro de que hay infección.
  • Secreciones: viscosas, amarillentas y hasta verdosas pueden llegar a salir desde una herida infectada.
  • Mal olor: que el tatuaje desprenda mal olor es una clara señal de que alguna bacteria nociva está adueñándose de la piel. 

En cualquier caso, siempre que tengas dudas sobre si los síntomas que estás sufriendo son normales o son fruto de una infección, visita nuestro estudio Customizarte. Te sacaremos de dudas.